Usted es miembro beneficiario de Ayuda Misionera Internacional.
Como tal, puede recibir atención médica y beneficiarse del sistema de solidaridad establecido, siempre a través de su interlocutor: el responsable de grupo AMI designado en su colectividad religiosa.